2. Para freír se debe introducir el producto en aceite tibio e ir subiendo gradualmente la temperatura hasta llegar a los 170 °C

3. Dejar que el producto dore y que la textura sea crocante